Los Snapdragon X son un bluff, pero por culpa de Windows

Ayer os prometimos una actualización de nuestra entrada sobre los nuevos chips de Qualcomm, pero nos encontramos con una actualización de servidores de nuestro proveedor que nos dejó sin poder realizar las actualizaciones. Os prometimos información adicional del rendimiento de los Snapdragon X, pero por informaciones que han salido en las últimas horas hemos decidido escribir este artículo, y es que por desgracia, si bien Qualcomm ha cumplido, Microsoft, en cambio…

Un poco de contexto sobre la situación de Qualcomm

Es inteligente no fiarse de los benchmarks y los resultados dados por los fabricantes de microprocesadores, dado que su principal objetivo es mostrar su producto bajo la mejor luz posible. Es por ello que cuando se produjo la filtración de los Snapdragon X de Qualcomm de hace un par de días decidimos no comentar los resultados que ellos mismos habían publicado.

SnapDragon X

En todo caso, hemos de partir del contexto que no es otro que los núcleos Oryon son una creación de Nuvia, la empresa emergente creada por exingenieros de Apple especializados en el diseño de CPU. Y es que el gran problema de Qualcomm es que ellos se habían quedado muy por detrás de Apple en lo que al rendimiento se refiere. Y es que si bien los Snapdragon gozan de renombre en móviles, en lo que son los entornos de Windows para ARM no rendían lo suficientemente bien, pero no por culpa de Qualcomm, por lo que la solución fue crear su propio núcleo y tuvieron su respuesta en Nuvia.

Si bien fue la mejor decisión, ya que esto les ahorraba aparentemente tiempo, la realidad es que los núcleos de Nuvia se habían desarrollado para servidores y para terminar en los Snapdragon necesitaban un rediseño bastante profundo que ha tardado tres años desde la compra. Por lo que los exingenieros de Nuvia, ahora en Qualcomm, han tenido una presión enorme, puesto que de ellos dependía el futuro de la empresa.

¿Miente Qualcomm sobre el rendimiento de los Snapdragon X?

Una de las cosas que menos nos gustan de esta marca es la forma en la que no dejan ver ninguna información sobre los diferentes componentes de su arquitectura. Por ejemplo, con la GPU nos dicen la cifra en TFLOPS y nada más. Cualquier persona sabe que hay arquitecturas con mayor tasa de cálculo sobre el papel que dan peores resultados que otras que dan un resultado menor.

Lo peor de todo es que hace unas semanas Qualcomm mostró el rendimiento del Snapdragon X Elite más potente moviendo Baldur’s Gate 3, eso sí, interpretado al ser la versión de Windows, pero moviéndose a 30 FPS en Full HD y con los gráficos en bajo. Es el único juego que hemos visto, lo que nos hace sospechar que la iGPU del chip no puede más. Tampoco es que su rendimiento sea malo para lo que es, pero no es para máquinas para jugar y más especialmente si tenemos en cuenta que la CPU de Qualcomm carece por completo de una interfaz PCIe para conectarle una GPU dedicada.

Snapdragon X Baldur's Gate 3

Todo ello hace que nos preguntemos, ¿si se trata de un chip que no irá al mercado gaming, entonces qué sentido tienen estas cosas? Bueno, el de intentar demostrar que el rendimiento del Snapdragon X a la hora de reinterpretar y ejecutar las aplicaciones de Windows, la mayoría escritas para x86, es bueno. Sin embargo, las últimas informaciones indican una realidad muy distinta a la que ha intentado vender Qualcomm.

Entonces, ¿cuál es el problema?

La información sobre el verdadero rendimiento de los Snapdragon X, la deja ir el sitio web semiaccurate, de donde destacamos la siguiente parte:

Después de que los fabricantes de equipos originales (OEM) recibieron muestras iniciales y desarrollaron diseños cercanos a las versiones finales, SemiAccurate recibió informes de un rendimiento deficiente. Con “deficiente” nos referimos a cifras significativamente inferiores al 50% de los números que Qualcomm les había indicado en la documentación técnica y las presentaciones.

En un intento de ayudar, compartimos estos hallazgos con algunos ingenieros de Qualcomm e indagamos sobre cualquier problema conocido con el silicio que podría estar causando esto. Reiteraron que el silicio estaba limpio, una afirmación que aún consideramos válida, pero el estado de WART (presumiblemente una tecnología o proceso) era espantoso, otra afirmación que consideramos precisa.

Nos aconsejaron transmitir a los OEM que las causas probables eran una refrigeración inadecuada y no utilizar la compilación de referencia apropiada optimizada para la arquitectura ARM. Estos son comentarios razonables, y los transmitimos. Luego, hubo un período de silencio.

Más tarde, a medida que más muestras del Snapdragon X Elite circularon y se hicieron numerosas revisiones de WART, recibimos informes similares de OEM y otra empresa de primer nivel. Ambos informaron cifras de rendimiento que estaban lejos de lo que Qualcomm había prometido.

¿Qué tan lejos? Esta vez, por encima del 50%, pero uno comparó el rendimiento con el de un procesador ‘Celeron’. Las afirmaciones de superar la emulación x86 de Rosetta 2 de Apple evidentemente no son precisas basadas en lo que probablemente sea el hardware y software final. Si bien la emulación del silicio podría ser superior, todo lo demás es inequívocamente no.

En resumen: pese a los intentos de los ingenieros de Qualcomm, Windows para ARM sigue siendo tan malo como siempre y los Snapdragon X son más bien un paliativo al problema.

Windows es la causa del pobre rendimiento de los Snapdragon X

La conclusión de todo es que no podemos culpar a Qualcomm de la situación, pero hemos de partir del hecho que por mucho que los benchmarks muestren un gran rendimiento con el Snapdragon X la realidad es que la gente interactuará con ellos en portátiles de Windows para ARM (WART) y es aquí donde las cosas se complican. Se trata de un mercado minoritario y de una serie de sistemas que por problemas de rendimiento nunca han merecido la pena, pero que existen por el trato que ha habido durante años entre Microsoft y Qualcomm.

Portatil Windows ARM

No entendemos el hecho por el cual se pide el cese de Xbox y no de esto, es más, estamos seguros de que pronto veremos nuevos chips de Qualcomm para teléfonos móviles y gafas de realidad mixta que utilizarán los núcleos Oryon y ellos mismos se habrán olvidado del actual Snapdragon X, el cual está siendo utilizado para levantar un muerto por el cual la mayoría de la industria carece de interés alguno.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x